SED TODOS BIENVENIDOS

DESDE MI PANTALLA es un blog que nace con la ilusión de que en él vayan apareciendo mis poemas, algunos ya publicados en Facebook, otros serán nuevos. También aparecerán relatos que ya han sido publicados en otros foros, especialmente en el "Tintero virtual". No tiene otra pretensión que darlos a conocer y que el/la que quiera pueda comentarlos si así es su deseo. Todos los comentarios son bienvenidos.

martes, 18 de octubre de 2011

EL SECRETO

Sí, decididamente me dirijo a usted para contárselo, no resisto más el tener que callar, incluso ocultar, mi secreto.

Verá usted, yo fui educado en la sobriedad del cuerpo y del alma. Cualquier cosa que pudiera causar algún tipo de placer era severamente reprimida, hasta el punto de sentirme culpable por una nimiedad. Así crecí, en un mundo gris, sin contrastes de ningún tipo. Y así seguí, incluso después de mis estudios universitarios; ni siquiera el roce con gente de mi edad me hizo cambiar de hábitos. Para mí la ropa, los gestos, el comportamiento, los amigos, mi eterna novia, la comida...todo permanecía invariablemente igual un año tras otro.

Un día me di cuenta que la comida, supuestamente sana, que yo comía, era insípida y sin chispa y pensé que esto, seguramente, estaba influyendo en mi vida de forma negativa, puesto que mi relación con las mujeres, y con la gente en general, era tan monótona como todo lo demás. No obstante, tengo que decirle, yo tenía voluntad de cambiar de hábitos pero no sabía cómo.

Fue en la primavera de hace dos años. Por la mañana, aprovechando un descanso en mi trabajo, me acerqué hasta un mercado próximo con el ánimo de comprar unas frutas. Fue entonces cuando las vi, no sabría decir lo que me ocurrió, fue un flechazo o algo así, no sé. Formaban un grupo de tres o cuatro en la esquina del puesto de verduras. Eran hermosas, dos de ellas bastante redonditas, aunque menudas y su piel era dorada y trasparente a la vez. Creo que noté su olor a distancia, penetrante, algo a lo que yo no estaba acostumbrado, pero su aroma me provocó de inmediato, las hormonas me la jugaron. Un hombre las estaba vigilando de reojo y al ver que me dirigía hacia ellas me salió al paso. Negociamos un precio y quedé en pasar a recogerlas al término de mi jornada. Estaba excitado y tembloroso, tenía la sensación de estar cometiendo un delito, y el hormigueo que notaba en mí me era muy placentero.

Esta misma situación se produjo al día siguiente y al otro, y al otro... durante varios meses. Le aseguro que mi vida dio un vuelco, me sentía otra persona, dueño de mi vida, un hombre que ¡por fin! podía saborear los placeres que tantos años le habían estado ocultos.

Sin embargo, después de un tiempo, noté que el hombre del mercado empezaba a mirarme raro; mi novia me dejó, mis amigos empezaron a volverme la cara cada vez que los saludaba y, algunos, hasta llegaron a llamarme vicioso y chiflado. Incluso, mis vecinos del rellano, empezaron a evitarme en el ascensor y dejaron de saludarme. Tuve la sensación de que todo el mundo conocía mi secreto, porque yo, de sobras sabía que mi afición no era normal.

Y ahora estoy así, solo, aunque dando rienda suelta a mi apetito por esos cuerpecitos redondeados y jugosos.

Se lo confieso Sra. Francis ME GUSTAN LAS CEBOLLAS!, LAS ADORO!, NO PODRÍA VIVIR SIN ELLAS! Deme alguna receta, se lo ruego, para comerlas de otra forma que no sea crudas, o ayúdeme a dejarlas, por favor AYÚDEME!


---------------------
María Villar © Todos los derechos reservados
Publicado en el Tintero Virtual año 2003

------------------------------------------------

 
(Imagen de Internet)
 

8 comentarios:

  1. Aka, aka, este relato es muy divertido. Y narrado de una manera que te intriga hasta el .inal. Y muy bien narrado. Besitos María. Me ha gustado mucho.

    ResponderEliminar
  2. Genial María. Me ha gustado muchisimo...hasta el final, imagina lo que piensa uno...pues nada, tus cebollas y mi botella protagonistas de sendas historias de amor y pasión jejejeje.
    Un abrazo María.

    ResponderEliminar
  3. Es simpatiquísimo,jajaja...lees y lees de corrido queríendo saber el secretito y al final te sale la risa. Está genial y como dice Mágica Laura muy bién narrado. Me gustó bella María...Besosss

    ResponderEliminar
  4. Que bueno Maria, la verdad es su afición canta un poco después de tantas cebollas!!!! Que bien lo has dibujado, jajajajajajaja BUENISIMO!!!!!! Besos al alma

    ResponderEliminar
  5. Gracias por vuestros comentarios queridas amigas. La verdad es que recuerdo que cuando escribí esto me divertí muchísimo pensando en que de verdad exisitiese un individuo así, tan obsesionado por las cebollas jajajajajaja. Besos para todas.

    ResponderEliminar
  6. Qué buen texto... fresco y divertido!

    Un abrazo, Maria Villar!!

    ResponderEliminar
  7. Me ha encantado María, no dejaba de preguntarme que sería,jajajaja, no pensé en las olorosas cebollas. De principio a fin intriga y buenas descripciones. Un besazo

    ResponderEliminar