SED TODOS BIENVENIDOS

DESDE MI PANTALLA es un blog que nace con la ilusión de que en él vayan apareciendo mis poemas, algunos ya publicados en Facebook, otros serán nuevos. También aparecerán relatos que ya han sido publicados en otros foros, especialmente en el "Tintero virtual". No tiene otra pretensión que darlos a conocer y que el/la que quiera pueda comentarlos si así es su deseo. Todos los comentarios son bienvenidos.

sábado, 10 de diciembre de 2011

HOSPITAL - Carlos Órdenes Pincheira.

pasillos, sombras silentes, minúsculos dioses
elaborando lejanías.
dolor: rey de las habitaciones, seres pequeños
esperando una joven
lluvia, y
volver al amor, aquello que es un eco
galopando desde infinitas distancias...
note mueras, lirio, carbón, árbol, paveza
delo ido: aquí debes estar,
junto al brasero encendido hace miles de años...

…..............................................

Aún no, pasajero de papel, oh padre de ti mismo!,
Domina al hijo de las zarzas y mareas
Con tu estilete de sueños...
No caigas al pozo donde sollozan trapecistas
De humo y sin pupilas...
Hay un viento paseando su esqueleto
Entre ondas que se diluyen en las colinas...
Tú madre no es en la humareda de los delirios,
No vibra su antiguo corazón en la noche encerrada
Entre paredes de sangre blanca...


Estás fuera y no quieres entrar en ti mismo...
Ah ,verdad desperdigada en expirantes adioses...
…..............................................

Corre la máscara imprecisa, posa
Su arrogancia
En la marchitez de rostros y escalas ya vencidas,
aquí, allá,
la palidez hundida en lo negro, y
tú yaces entre perfidias, a lo largo de la carretera
sembrada de manos
que un día soñaron atrapar la humildad de las espigas
hecha pan...
sentados en las tablas esperan el milagro de días
cuya robustez añoran...
la mordedura es y será la más cercana realidad:
futuras ilusiones bajo tierra...

…..................................................

Te comprendo mujer buscando un día más, hogaza, vino y frejoles y,
tal vez, una risa, esa gota de mundo
cuando un minuto es vital fruto vencedor,
la mitad de un beso, y no el terror
de extraviarse más allá de las últimas nieblas...

….......................................................
Llorando en luna desciendo,
ya no más templo para humillar, prefiero
empapar el alama de rocío,
meterme adentro de un cantar y
rodar hasta más allá de la sabiduría
solo para ver mi rostro
que rodó por los fracasos tras una porción inservible...
hago del martirio un lecho de tréboles
donde mis ojos se pudrirán con mi voz...
no es verdad: no hay arco iris tras el sollozar,
solo lamento sin raíz de esta imaginación de hombre...

…..............................................................

noche: alguien olvidará sus pasos,
no habrá luz devorando geranios, las cosas tan queridas
quedarán para que otro repita la historia...
oh silencio vestido de imágenes naufragantes...!
la mayor gloria de entes huraños
es la rosa de pétalos oscuros.
Olores de muerte circulan dentro, afuera, de las salas y
Un hálito de tierra humedece la respiración...
los simios que borraron al hombre
trizan la oscuridad con sus corceles de acero...
alguien adopta la posición de feto para morir...
huele a misterio ese olor a presentida ausencia...

he de abrir los ojos para dormir...
Carlos Ordenes Pincheira

1 comentario:

  1. Para mí este es un poema síntesis de toda una vida de literato imprescindible. Dividido en 6 partes bien diferenciadas en las que nada se repite aunque todo gire en torno a lo mismo. Esa visión primera hospitalaria como un inextricable laberinto de corredores en dónde la medicina juega a modificar el destino. El temor al dolor y ese volver la vista atrás hacia un amor que no permita la marcha hacia la hora infinita, unas brasas que reviven con la brisa del aliento poético. Soñar para vivir, vivir soñando. No es el momento de reencontrarse con los ancestros que navegan exiliados de la tierra. Sostener ese corazón pulsátil en las propias manos dudando acaso si seguir respirando el mismo aire. Se han consumido etapas en las que han quedado prendidas piel, soledades, infinitud de sueños... todo aquello por lo que se ha luchado no ha llegado a su fin, las ilusiones de tantos deben seguir adelante. Cotidiana, rutinaria la búsqueda de una vida justa hace que por el leve milagro de una risa merezca la pena el triunfo de vivir sin miedo a la negrura que se cierne. A veces la decepción derrama un llanto solitario por los quebrantos sufridos, ello no ha hecho más que acrecentar la fuerza que le hace cruzar de un salto los charcos de iniquidades y capacitarlo para arrasar las fronteras que taponan la libertad de la imaginación. La noche del alma se convierte en olvido. Nos rodea la muerte y el naufragio, se presiente la tierra sobre la sepultura mientras aquellos autómatas, que le quieren hacer invisible, cabalgan sobre sus máquinas tan fríos como ellas, ajenos a cualquier atisbo de humanidad.
    Convertirse en niño nuevo, dejar atrás el vestido enfermo y abrir los ojos para seguir soñando.
    Gracias Carlos por permitirnos seguir a tu lado y soñar con tu mundo se sensaciones, fuertes y frágiles a un tiempo. Tu poema ha removido cada rincón de mi ser.

    ResponderEliminar