SED TODOS BIENVENIDOS

DESDE MI PANTALLA es un blog que nace con la ilusión de que en él vayan apareciendo mis poemas, algunos ya publicados en Facebook, otros serán nuevos. También aparecerán relatos que ya han sido publicados en otros foros, especialmente en el "Tintero virtual". No tiene otra pretensión que darlos a conocer y que el/la que quiera pueda comentarlos si así es su deseo. Todos los comentarios son bienvenidos.

lunes, 11 de junio de 2012

FILLA DA TERRA / HIJA DE LA TIERRA

Tralos montes agachada lúa,
sutil silencio negro entre as penas,
reflicte arboredas no seu seo;
soan músicas sobre a ramaxe
ateigada de rechouchíos durmidos.

O antigo reclamo da penumbra
fuxirá co tránsito do sol
para que chegue a única transparencia do ceo.
Aquelas silandeiras nubes inmaculadas
virán dende os xardíns afastados do alén
a temperar o ritual da espera
mentres o mar bica os lenzos das horas.

Onde queda a materia sonora da escuma?
U-lo balbordo das fontes?
Debería saber o río do seu nacemento cativo
nutrido de fina choiva e neve derramada;
o pranto dos antergos viaxa aínda,
sen retorno, nas súas ribeiras,
acariñando luídas pedras escintilantes,
fillas da terra, da chuvia, do sol e da noite.

Quixera eu saber:
por qué vibran as cordas das lembranzas
ó paso deste vento desvelado?
Por qué compartimos tanto silencio nas cidades?
Se todos somos nostalxias desvalidas
a camiñar pola mesma existencia…

Quizáis decline, un día, o diálogo de terra e ceo.
Esclarecerase entón o meu reino demorado
e as doces sensacións deixarán o efémero
para xemer co tremor da brisa nas flores.

------------------------------------
María Villar Portas © Tódolos dereitos reservados


Tras los montes escondida luna,
sutil silencio negro entre las peñas,
refleja arboledas en su seno;
suenan músicas sobre la enramada
repleta de trinos dormidos.

El antiguo reclamo de la penumbra
huirá con el tránsito del sol
para que llegue la única transparencia del cielo.
Aquellas silentes nubes inmaculadas
vendrán desde los jardines apartados del más allá
a templar el ritual de la espera,
mientras el mar besa los lienzos de las horas.

¿Dónde queda la materia sonora de la espuma?
¿Dónde el alboroto de las fuentes?
Debería saber el río de su nacimiento menudo
nutrido de fina lluvia y nieve derramada;
el llanto de los antepasados viaja todavía,
sin retorno, en sus riberas,
acariciando desgastadas piedras brillantes,
hijas de la tierra, de la lluvia, del sol y de la noche.

Quisiera yo saber:
¿Por qué vibran las cuerdas de los recuerdos
al paso de este viento desvelado?
¿Por qué compartimos tanto silencio en las ciudades?
Si todos somos nostalgias desvalidas
caminando por la misma existencia…

Quizás decline un día el diálogo de tierra y cielo,
se esclarecerá entonces mi reino demorado
y las dulces sensaciones dejarán lo efímero
para gemir con el temblor de la brisa en las flores.
---------------------------------------
María Villar Portas © Todos los derechos reservados


No hay comentarios:

Publicar un comentario