SED TODOS BIENVENIDOS

DESDE MI PANTALLA es un blog que nace con la ilusión de que en él vayan apareciendo mis poemas, algunos ya publicados en Facebook, otros serán nuevos. También aparecerán relatos que ya han sido publicados en otros foros, especialmente en el "Tintero virtual". No tiene otra pretensión que darlos a conocer y que el/la que quiera pueda comentarlos si así es su deseo. Todos los comentarios son bienvenidos.

lunes, 11 de junio de 2012

SANTUARIO DE ARELAS / SANTUARIO DE ANSIAS

Mar,
entre paredes escoito aínda
o bater das túas ondas
agachadas nos recantos da beleza;
escumas de neve envolven o teu recendo,
escolma de marusías e vento afiado,
deixando tecido encaixe sobre area loura.

Es irmán de mariñeiro melancólico,
que debruzado na varanda da azul fronteira,
nun barco de viaxeira ilusión,
vai na procura dun caudal prateado
saudando á primeira estrela da tarde.

O sol arrinca faíscas da túa pel fría
deixando cega a miña atlántica ollada,
escollida nesta ribeira da vida branca
para estourar cos feixes do solpor.

Espallas o teu doce sal, foulas de auga
desta ría ourilucente protexida das Illas
e dos deuses que buscaron abeiro
nestas praias de lúa
nas noites de treboento inverno.

Mar ourive dos rochedos,
latexos de diamante azul agarimoso,
arrolas miñas noites de ave insomne
arredando arriscados pensamentos,
pousando o teu riso de serea
no meu santuario de arelas.

----------------María Villar Portas © Tódolos dereitos reservados


Mar,
entre paredes escucho todavía
el golpear de tus olas
escondidas en las esquinas de la belleza;
espumas de nieve envuelven tu aroma,
antología de marejadas y viento afilado,
dejando tejido encaje sobre arena dorada.

Eres hermano de marinero melancólico
que, acodado en la baranda de azul frontera
en un barco de viajera ilusión,
va en busca de un caudal plateado
saludando a la primera estrella de la tarde.

El sol arranca chispas de tu piel fría
dejando ciega mi atlántica mirada,
escogida en esta ribera de la vida blanca,
para estallar con los haces del atardecer.

Esparces tu dulce sal, polvillo de agua
de esta ría oriluciente protegida de las Islas,
y de los dioses que buscaron resguardo
en estas playas de luna
en noches de tormentoso invierno.

Mar, orfebre de roquedos,
latidos de diamante azul amoroso,
acunas mis noches de ave insomne
apartando arriesgados pensamientos,
posando tu risa de sirena
en mi santuario de ansias.

-------------- María Villar Portas © Todos los derechos reservados


No hay comentarios:

Publicar un comentario