SED TODOS BIENVENIDOS

DESDE MI PANTALLA es un blog que nace con la ilusión de que en él vayan apareciendo mis poemas, algunos ya publicados en Facebook, otros serán nuevos. También aparecerán relatos que ya han sido publicados en otros foros, especialmente en el "Tintero virtual". No tiene otra pretensión que darlos a conocer y que el/la que quiera pueda comentarlos si así es su deseo. Todos los comentarios son bienvenidos.

martes, 14 de agosto de 2012

MANANTIAL DE LUZ

Me asomo a mis ojos
para contemplar el polvo de los días,
un vestido de cenizas entre colores
de nubes y lluvia de zafiros.

No muere nunca esa oscuridad de filo cortante
que se lleva lejos los sueños del sentir,
me estremece esa penumbra
que viste de orfandad las ilusiones.

Siento la mordedura inabarcable del futuro
acercarse con su traje de tiniebla;
son sus susurros de seda engañosa
los que me han atrapado en su laberinto
dónde reina la ceguera del alma.

Nadie camina hacia la primera estrella
que nace todas las tardes en infinito de gasa
para envejecer hasta el alba siguiente.
Sola voy seguidora de su mudo canto
a través de zanjas y hechizos.

Llevo al sol navegando sobre mi pelo
y quiero creer que existe un manantial de luz
para saciar la sed de transparencias,
y unos pliegues de azul espuma
que arranquen de la arena despojos del tiempo.
--------------------------------------------------------------
María Villar Portas © Todos los derechos reservados
------------------------------------------------------------------------




                                               (Imagen de Internet)

sábado, 4 de agosto de 2012

PARA QUE NADA SE PIERDA

Hay un lugar escrito en alguna parte,
en el que no se cuentan los pasos del tiempo
y cuando llueve sonríen los jardines y los pájaros.
Las calles no piden perdón en cada acera
por ser tan largas o tan breves,
y los ruidos son siempre al día siguiente.

En los tejados y en las piedras se divisa siempre el mañana,
claro archipiélago destino de esta isla solitaria,
y las sombras son sólo un abrigo
que te guarda de todas las intemperies.

He buscado y he encontrado en él
las canciones de los amigos.
Ellos, ellas, se han llevado el simulacro de tristeza
que quería dormirse en mis ojos.

Volveré a pisar ese puerto cuajado de flores.

-------------------------------------
© María Villar Portas
-------------------------------------


                                            Fotografía..........© María Villar Portas

LEVANDO ANCLAS

Una brisa brillante se ha filtrado entre mis cabellos
pintando una hora dorada
y provocando una música
que ha llegado hasta mis ojos.
Desde sus iris se han escapado destellos
de vertical felicidad
convertidos en diamantes líquidos.

Alegría ha venido.
Ella ha apresado el aire que me envuelve
y convertido en magia el instante.

Siento que el tiempo ha querido descansar un momento en mi piel.
Quisiera comprobar ahora
si la arena ha recibido esa caricia de azul
en aquella orilla de la ilusión,
y si las palabras seguirán una singladura cierta
con ganas de mar y viento en las velas


...navegaremos siempre.

----------------------------------
© María Villar Portas
----------------------------------


                                                     (Imagen de Internet)

PUÑADO DE AIRE

Llevo desatados los cordones del alma,
grabados a fuego sus jardines
vulnerables, inconscientes, admirables…

Temblorosa se ofrece entre residentes
poseídos de exagerada sumisión
confundidos por aroma intenso de flor carnívora.

No sabe ella que naufragará
destrozada por aguda arista de falso respeto.

No soy yo la dulce dueña de su palpitar,
que prospera cotidiano entre fauces de esperpentos,
ni tampoco magnífica conveniencia de sus loas.

Tengo alquilado un tiempo en este planeta
para poder colorear estancias de pájaros, torrentes
y profundidades marinas.
Arena soy, aire, alma aún.

Me conmueve gallardo paisaje de enredadera
que trepa el momento exterior de la risa que guardo
para que mis pupilas no se acostumbren a la sal,
esa peregrina que revolotea a mi alrededor.
Y me río de venganzas ilustradas de mediocridad
para ahorrarme incomodidades de pensamiento
que, lozano, cabalga a través de sueños.

Pero quiero más,
no me conformo con poseer un puñado de arena, aire, alma...

---------------------------------------------------
María Villar Portas © Todos los derechos reservados
---------------------------------------------------

 
(Imagen de Internet)
 


EL TIEMPO Y LA ESPERA

De qué se viste el tiempo en esta espera
de silencios y corporeidades mixtas,
frágiles nebulosas desvelando angustias
quizás sobrenatural milagro que lleve su dolor.

Mueren palabras sobre la lengua
en aire que no se exhala
para ahogarse al borde del labio.
Todo…tanto por decir…
sin que nadie ose quebrar el cristal tenso de las horas.

Cada sonido llega lejano
en eco que va de cielo en cielo
buscando alguien que escuche su música orbital.

Llevo instalada esa brisa en la base del cráneo,
quebranto pulsátil de angustia
aguardando diagnóstico protocolario
sintiendo la arena caliente que se lleva mi aliento.
-----------------------------------------------------------------
María Villar Portas © Todos los derechos reservados
----------------------------------------------------------------

 
(Imagen de Internet)
 

SIN LÍMITES

Coleccionista de tardes infatigables
-por aquellas que llueven solitarias-
tendida la infancia a pié del río,
allí dónde los días se visten de ilusión
entre abedules, alisos, sauces…
noto un estertor general agitarse.


No deseo batirme en retirada de esas riberas
carentes de enemigos, pletóricas de energía.
Ya pueden agotarse las municiones de la edad
que yo tengo cobradas por adelantado mis horas
y no negociaré dejar estos torrentes,
no existen condiciones ni parapetos.

Sigo viva en alguna parte,
todo me lo demuestra:
cada hierba, cada brote…
No hay herida ni colapso
en arroyo que fluye constante:
se dilata, se comprime, no se ahoga.
Le ahorro mi muerte para su transparencia
mientras la examino y la sé imperecedera.

Soy compañera de este manantial
en que ha devenido mi insondable ser
sin voluntad de cauce establecido
ni piedra que estorbe mi transcurrir.
Sonríen sin límites estas pupilas
que otrora inundaran pavimentos.

---------------------------------------------------------
María Villar Portas © Todos los derechos reservados
---------------------------------------------------------------


                                          (Imagen de Internet)

ENTRE EL CIELO Y LAS FLORES

Este antiguo reino de mar y rosas
ha caminado a través de mi infancia
para convertir en estrellas las hojas de mi pelo.

Desde entonces sigo su camino ligero
coronado de aromas y sonrisas
que pronto empezará a ser anciano
y llamará por su nombre al manantial.

Brillarán sus fuentes florecidas,
esas que conocen cada rincón de la piel y las venas,
para ver pasar el cauce lloroso del primer río.

Caminaré lenta con el corazón en las pupilas
y los pasos mínimos de mi baile silencioso,
quizás note la firmeza de la gravedad
que pugna por alzar el telón del mundo,
destruir los barrotes de la inteligencia
y aturdir los deseos que crecen concéntricos.

Puedo palpar la conocida sombra de la noche,
que llora desfalleciente en su cuna de murmullos,
y le pido que no calle el esplendor del tiempo,
¿cómo podría sino soportar el brillo de esta luz
sin la alegría de los gestos?
¿cómo sino seguir la vereda del sol sin la mente de la clara mañana?

Sólo así seguiré paseando entre el cielo y las flores.
------------------------------------------------------
© María Villar Portas

-------------------------------------------------------


                                              (Imagen de Internet)

ABUELO

Eres, desde donde te pienso,
fiel, persuasiva imagen tuya,
cuerda de reloj que no se detiene
implacable alrededor del pozo del tiempo.

Incapaz de tocar trivial sombra de desconcierto
llegas con tu abrazo seguro,
los únicos ojos que siempre sueño,
tejedor de encajes de aire perfumado
no hay muros que detengan tu memoria,
ni vacío que no se llene de tu palabra.

Tengo urgencia de tu quietud abierta
esperada caricia en la piel del alma,
entre los dedos se me escurre tu nostalgia
y te veo, aún, en mis ansias y diferencias
leyendo mis emborronados pensamientos.

Heme aquí, preparada para firmar esta convocatoria lúcida,
vestida sólo con mi carne humana,
marcando el ritmo de las horas soleadas
aguardando que, de nuevo, la noche te muestre en mi vereda.


(A mi abuelo Francisco In Memoriam)

------------------------------------------------------------
María Villar Portas © Todos los derechos reservados
------------------------------------------------------------

 
María Villar Portas © Todos los derechos reservados
 
 

METAMORFOSIS

Me sorprendió un escalofrío,
justo cuando empezaba a estar cerca de mí misma;
lo sentí en las revoluciones de mi sangre,
en la alergia y la migraña de los lunes.

Ha sido idea de la memoria que me presenta,
el hilo que me hace rodar sin volver la cabeza
para elaborar funciones en el tiempo,
el que me ha hecho dudar
en las cosas de mi inexistencia
y llamar a los colores por su nombre,
para que las palabras se escupan al paraíso
desde las alfombras terrenales.

Miro hacia atrás y tomo las notas de ayer,
que ya no son, pese haber sido,
y enhebro con ellas engranaje de instantes,
ciclotimias meteorológicas y jardines despejados
que aún sienten el tacto del halcón en su brazo.

En origen no contesto,
no hablo, no soy.
Persigo mi mirada entre las huellas
para andar el camino hacia mi piel
y no perderme en circunvoluciones de la mente.

Mañana, atónita, me observaré desde arriba,
desde abajo los pies no me reconocerán.

---------------------------------------------
© María Villar Portas
----------------------------------------------



                                              (Imagen de Internet)

NOCHE EN FUGA

La noche es una flor gigante dormida
al amparo de sus estrellas;
noto su pulso latir en mis sienes,
la sangre de su respiración en las venas,
mientras, lenta se funde con el alba
dejando atrás su púrpura
y su vestimenta de lentejuelas.


Ella me arranca de mi propio sueño
para concederme la gracia del suyo
y llevarme en el encanto de su vuelo
descubriendo suavidad en cada leve nostalgia suspendida.

Me despojo de su última oscuridad,
recibo el beso del rocío pleno de la aurora,
esa, que busca consuelo en el día nuevo
y arrebata su fulgor a la luna.

Permanezco en el vacío que deja a su paso
en un cielo aumentado por un gozo tierno
y desprendo, uno a uno, los pétalos del sol
que se abre paso en el fondo de la bruma.

Esperaré su vuelta en el horizonte del ocaso
cuando, delicada, regrese su negrura
para apagar mi sed de vida,
y enhebrar mi mirada con su imagen
que brota soledad en fuentes auténticas.

--------------------------------------------------------------
© María Villar Portas
--------------------------------------------------------------



                                             Fotografía............© María Villar Portas