SED TODOS BIENVENIDOS

DESDE MI PANTALLA es un blog que nace con la ilusión de que en él vayan apareciendo mis poemas, algunos ya publicados en Facebook, otros serán nuevos. También aparecerán relatos que ya han sido publicados en otros foros, especialmente en el "Tintero virtual". No tiene otra pretensión que darlos a conocer y que el/la que quiera pueda comentarlos si así es su deseo. Todos los comentarios son bienvenidos.

viernes, 19 de julio de 2013

AIRE SOBRE EL MAR




 

En llameante vela veloz

del sur y de la tormenta

viene, pálido vampiro,

boca a mi boca”

                               (Ulises: Eolo-James Joyce)

 

 

Cuentan, que aquel viento oscuro llego de súbito, un día incierto, desde detrás de las islas, como si un agujero en el cielo vomitara toda su fuerza cósmica sobre la humanidad. Las gentes, entonces, huyeron, se escondieron en cuevas, en grietas, en raíces de árboles milenarios; nadie, excepto la propia naturaleza, escapó al capricho de aquel meteoro maligno. La furia del viento era tal que parecía querer arrancar al mar de su lecho, levantando olas gigantes, paredes de agua montañosa que iban a estrellarse contra las riberas. En su carrera loca, peces y animales iban dejando una estela sanguinolenta tierras adentro, al verse despojados de su cuna  natural.

 

Cuentan, también, que el mar, impelido por la galerna suprema, iba lloviendo su sal por el camino, y que aquella agua filtrada y dulce inundó todos los valles creando lagunas y ríos. Mientras tanto, la gente asustada y hambrienta pensó que era preciso hacer algo y llamó a su adalid: la hermosa Berenice con su cabellera de constelaciones, portadora de la victoria.

 

Cuentan, que la reina subió al castro más alto y elevó su voz a la misma altura del tono de orgullo y soberbia que el viento, y que este le reveló que lo que en un principio era infecto sería bueno con el tiempo. Ella disintió. Sólo los poetas con su poderosa voz podrían dejar al pairo sonidos como aquellos: una diatriba entre dioses enfadados que culminó en un pacto. La bella Berenice entregó toda su hermosura a Eolo a cambio de la calma del aire sobre el mar.

 

Así fue. Cuentan.
 
----------------------------------------------------
© María Villar Portas
--------------------------------------------------------
 
 
                                                 (Imagen de Internet)
 

 


4 comentarios:

  1. Pues me ha parecido un relato muy hermoso y bellamente narrado. Tienes que poner más de estos, o escribir más de este estilo, inspirados en leyendas, porque este me ha encantado, breve, conciso, con sabor a mar y poesía y respirando leyenda, como los poetas saben crear. Felicidades María.
    Besitos.

    ResponderEliminar
  2. Muchas gracias Pilar, este relato tiene ya muchos años y permanecía inédito, ahora que estoy recuperando los relatos de años atrás me he decidido a ponerlo. Me alegro de que te haya gustado. Muchos besos y muchas gracias otra vez por pasarte por aquí.

    ResponderEliminar
  3. Bonito relato,me encanta la mitología.Bicos María.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bueno, en realidad, esta es una mitología-ficción porque me la he inventado yo, y digo mitología-ficción por llamarle algo, que en realidad es una ficción pura y simple que sólo busca entretener. Bicos Rosana.

      Eliminar